Blog de novedades 


2020-01-20

LA ADMINISTRACIÓN TRIBUTARIA NO PUEDE ACORDAR LA NULIDAD DE UN NEGOCIO JURIDICO SIMULADO

maza-justicia-dinero-dreamstime.jpg
De acuerdo con la resolución del TEAC de 17/12/2018, Recurso 2680/2018, que resuelve un recurso de alzada en unificación de criterio, “la cuestión controvertida en el presente recurso extraordinario de alzada para la unificación de criterio se centra en determinar si la calificación de un contrato como simulado, con simulación absoluta, por parte de la Administración tributaria, le permite declarar su nulidad, al menos a efectos tributarios.”

“La simulación se contempla como uno de los mecanismos a través de los cuales los obligados tributarios pueden tratar de eludir la tributación correspondiente a las operaciones efectivamente realizadas. Forma parte, junto con el conflicto en la aplicación de la norma, regulado en el artículo 15 de la LGT (LA LEY 1914/2003), y el principio de calificación, contemplado en el artículo 13 de la LGT (LA LEY 1914/2003), de las denominadas “normas generales antiabuso o antielusión”.

“El artículo 16 de la LGT (LA LEY 1914/2003) ha renunciado a dar un concepto de simulación a efectos tributarios. Lo da por supuesto, limitándose a señalar que el hecho imponible gravado será el efectivamente realizado por las partes y a prever, en su caso, la exigencia de la sanción pertinente. Ante esta situación, la práctica unanimidad de la doctrina, así como la jurisprudencia, ha considerado que, al amparo del artículo 12.2 de la LGT (LA LEY 1914/2003), a cuyo tenor “En tanto no se definan por la normativa tributaria, los términos empleados en sus normas se entenderán conforme a su sentido jurídico, técnico o usual, según proceda”, y dado que la simulación ha encontrado su desarrollo en la teoría del negocio jurídico, la delimitación del concepto de simulación a efectos tributarios debe hacerse de acuerdo con el ordenamiento privado.”

“De acuerdo con el apartado 2 del artículo 16 de la LGT (LA LEY 1914/2003) la facultad de declarar la simulación corresponde a la Administración, que no precisa para ello acudir a la jurisdicción civil ni tampoco incoar ningún procedimiento especial.”

“De la redacción del apartado 2 del artículo 16 de la LGT (LA LEY 1914/2003) se infiere, también, con claridad que la calificación de un acto o negocio como simulado no producirá más efectos que los exclusivamente tributarios, lo cual significa que la declaración de un acto o negocio como simulado no conlleva la nulidad del mismo en el ámbito civil o mercantil. Únicamente los jueces de lo civil o mercantil, cuando se planteen la correspondiente acción de nulidad a instancia de los obligados por el negocio -conforme al artícuo 1302 del CC (LA LEY 1/1889), a cuyo tenor “pueden ejercitar la acción de nulidad de los contratos los obligados principal o subsidariamente en virtud de ellos…”-o, si se tratara de simulación absoluta, a instancia también de quien tenga interés legítimo en ella -como reconoce la jurisprudencia [STS (Sala de lo Civil) 16/10/2006 núm. 976/2006 (LA LEY 112218/2006), que se remite a otras muchas anteriores como las SSTS 10/04/2001, 17/02/2000, 21/11/1997, 24/05/2002, 14/06/2002, 24/07/2002, 05/11/1990, 15/03/1994 y 07/03/1996]-,podrán declarar dicha nulidad del negocio.”

“No le corresponde a la Administración tributaria acordar la nulidad de un negocio jurídico que califica y declara como simulado, lo que compete a los órganos jurisdiccionales, pero sí deberá considerar o tener por nulo dicho negocio a efectos exclusivamente tributarios y respecto a todas las partes intervinientes en el mismo.”

Afyscor - 17:37:17 @ PROCEDIMIENTO