La sentencia del Tribunal Supremo de fecha 14-7-2016 establece que, a efectos de la liquidación del Impuesto sobre Sucesiones, la inclusión de los sobrinos por afinidad (sobrinos políticos) en el Grupo III de parentesco procede aun cuando fallezca la persona que servía de vínculo entre el causante y el sobrino por afinidad. No se consideran extraños (Grupo IV).

Este pronunciamiento del Tribunal Supremo viene a aclarar este tema, ya que existía un vacío legal en nuestro ordenamiento civil. En la jurisprudencia había pronunciamientos a favor y en contra. 

Por su parte, el TS ha mantenido que, en el caso de un sobrino carnal de la esposa, premuerta, del causante, aquel es considerado como colateral de tercer grado por afinidad, sin hacer referencia alguna a que ese parentesco tenga que desaparecer por el hecho de que la esposa del causante hubiese muerto con anterioridad, argumentado que donde la Ley no distingue, no hay que distinguir (TS 18-3-03; 1-4-14,). Asimismo y, partiendo de la existencia de parientes por consanguinidad y por afinidad, concluye que, a efectos del Impuesto sobre Sucesiones; el parentesco de afinidad se sitúa en el mismo grado en el que se encuentre el consanguíneo del que se derive la afinidad ( TS 12-12-11).

Liquidación del Impuesto sobre Sucesiones por sobrino político

Deja una respuesta