Cuando se realiza un préstamo entre particulares no hay que pagar ningún impuesto, ya que está exento del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales en virtud del art. 45.1.B 15 del Real Decreto Legislativo 1/1993, de 24 de septiembre, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley sobre el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados. 

Habrá que presentar el modelo 600 en la hacienda autonómica que corresponda a la residencia del que recibe el dinero (prestatario), en el plazo de 30 días hábiles, a contar desde la firma del contrato de préstamo entre particulares. A dicho modelo hay que acompañar tres copias del mencionado contrato.

Si el prestamista cobrase intereses, éstos se tienen que declarar en el IRPF como rendimientos de capital mobiliario. Si, por el contrario, no cobrara intereses, no tendría que declarar nada en el IRPF.

Contrato de préstamo entre particulares

Deja una respuesta