De acuerdo con la consulta vinculante de la Dirección General de Tributos de fecha 7/06/2016, la suscripción de un nuevo contrato de arrendamiento sobre la misma vivienda y con el mismo arrendador, una vez agotadas las prórrogas del contrato inicial, por el que se practicó la deducción por alquiler de la vivienda habitual en la declaración de la renta, se considera a estos efectos una continuación de este último, por lo que, siempre que se cumplan los requisitos, se puede seguir aplicando la deducción. 

Hasta el 31/12/2014, para poder aplicar la deducción por alquiler de la vivienda habitual en la declaración de la renta, se requería que el contribuyente desembolsara cantidades en concepto de alquiler de su vivienda habitual durante el período impositivo, y que su base imponible fuera inferior al límite que se establecía en la normativa aplicable (LIRPF art. 68.7 redacc vigente a 31/12/2014).

La mencionada deducción ha desaparecido desde el 1/01/2015, si bien la Ley del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas contempla un régimen transitorio que permite su aplicación a aquellos contribuyentes que cumplan determinados requisitos ( LIRPF disp. trans. 15ª redacc L 26/2014). Concretamente, pueden seguir aplicando la deducción por alquiler de la vivienda habitual en la declaración de la renta los contribuyentes que hayan celebrado un contrato de arrendamiento antes del 1/01/2015 por el que hayan satisfecho, con anterioridad a la fecha señalada, cantidades por el alquiler de su vivienda habitual.

Se requiere, en todo caso, que el contribuyente haya tenido derecho a la deducción por alquiler de la vivienda habitual en relación con las cantidades satisfechas por el alquiler de dicha vivienda en un período impositivo devengado antes del 1/01/2015.

La Dirección General de Tributos ha cambiado de criterio, ya que según la consulta vinculante de fecha 8/01/2016, sólo era posible aplicar la deducción en la declaración de la renta durante los períodos impositivos en los que, como consecuencia de su prórroga, se mantuviera la vigencia del contrato de arrendamiento, negando la deducción a partir del momento en que se suscribiera un nuevo contrato de arrendamiento sobre la misma vivienda, por haberse agotado las prórrogas del contrato de arrendamiento inicial.

Deducción por alquiler de la vivienda habitual

Deja una respuesta